Evangelismo





Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;
enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días,
hasta el fin del mundo. Amén. (Mateo 28:19-20).
 
Existimos para alcanzar un mundo no-creyente con el mensaje de Jesucristo que cambia las vidas, para ayudarles a entrar en el camino de la vida de la Iglesia, ayudando a sus necesidades, para ayudarles a crecer en fé, ofreciendo la instrucción y el mensaje de Dios por medio de la Biblia, y ofreciendo oportunidades de servir dentro de la congregación.
 
El ministerio de evangelismo tiene sus principios en el establecimiento de la iglesia primitiva, sobre todo en los viajes misioneros del Apóstol Pablo por Asia Menor y Europa.
 
El ministerio evangelístico tiene pocas limitaciones y hay bastantes oportunidades de desarrollar su ministerio como Dios le da de entender. Es un ministerio para personas flexibles, "barro en las manos del alfarero," para tocar toda la iglesia y alcanzar a muchos para Cristo.